martedì, Maggio 18

Renzi y Macri se reúnen en Buenos Aires con todo el viento a favor field_506ffb1d3dbe2

0
1 2


Buenos Aires – El trayecto entre Roma y Buenos Aires parece ser más corto, al menos desde la política y la economía. La amistad entre el primer ministro Matteo Renzi y Mauricio Macri es notoria. Y ahora que definen la política de Italia y Argentina están dispuestos a concretar varios de los sueños que fueron parte de sus anhelos, cuando uno era alcalde de Florencia y el otro de la ciudad de Buenos Aires.

En las relaciones con otros países, la administración Macri ha puesto su atención y estrategia, con la necesidad de resolver varios de los capítulos de una herencia al borde del quebranto. El 16 de febrero, Renzi llega a la Argentina, en la que será la primera visita oficial de un líder europeo luego de 12 años de gobierno kirchnerista.

Una de las particularidades más asombrosas, a la hora de evaluar las relaciones comerciales entre ambos países es que Argentina no posee estadísticas confiables. Los gobiernos de los Kirchner también pasaron a la historia por manipular el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos). Pese a ello, el comercio bilateral en las exportaciones, desde 2008 a 2013, presentó un cuadro que fue del 22 % hasta un intrascendente 4 %. La balanza comercial de esta etapa arroja un déficit de 447 millones de dólares para Argentina.

Claudio Farabola, Secretario General de la Cámara de  Comercio Italiana Argentina, al ser consultado por la reunión internacional dijo que “creemos que es una cosa muy positiva”. Y puntualizó que “Italia ha siempre sido un partner estratégico de Argentina y va a seguir siéndolo también ahora, ya que los dos países se encuentran involucrados en dos bloque regionales que quieren estrechar lazos socio-económicos a largo plazo”. En cuanto a lo que el fututo depara para estas relaciones, Farabola afirma: “La Cámara desde siempre sostiene que solo aunando las tecnologías italianas y los recursos de Argentina, los dos países podrán encontrar una fórmula de crecimiento sinérgico y sustentable en el tiempo”.

El joven primer ministro italiano es uno de los líderes que más relación posee con el flamante presidente argentino. Fue uno de los primeros que lo felicito cuando ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. En ese llamado, Renzi manifestó que se debía “abrir una nueva página de colaboración entre los dos países”. Argentina es un país importante para el primer ministro, más allá de los lazos históricos, institucionales, económicos, científicos y socioculturales entre ambas naciones. Un dato es más que suficiente para entender la prioridad que ambos funcionarios le dan a su encuentro: Argentina es el país del mundo con la mayor presencia de ciudadanos italianos, con más de 900 mil pasaportes extendidos.

Hay temas institucionales que están en la agenda íntima entre ambos funcionarios: el ataque a la inflación y al déficit público. En ese sentido, Macri tiene más urgencias que su par, para quien según The Wall Street Journal, “lidera la vuelta de Italia al crecimiento”. Los vínculos bilaterales prácticamente saldrán del actual deshielo, más si se tiene en cuenta que hace casi dos décadas ocurrió el último viaje de un primer ministro italiano a la Argentina.

Mientras tanto, las cancillerías ultiman la agenda oficial. Se destacan dos temas: inversiones de empresas italianas en los sectores de energía y agroindustria. Y acaso el más estratégico: acelerar las relaciones entre el Mercosur y la Unión Europea. Para Renzi esto es vital: Italia se encuentra entre los tres mayores aportantes neto de fondos al presupuesto de la UE. Desde la Cancillería argentina aseguran que es objetivo de Macri sincerar las relaciones de su administración con los acreedores externos, ya que de eso depende el acceso a mejores créditos en el mundo de las finanzas. No descartan que ambos firmen tratados de cooperación en asuntos culturales y amplíen los acuerdos existentes en ciencia y tecnología.

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Condividi.

Sull'autore

End Comment -->