martedì, 21 Marzo
HomeOpinioniOtro virus acecha en España: el del fascismo

Otro virus acecha en España: el del fascismo

Terremoto político en España: el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha destituido al jefe de la Guardia Civil de Madrid por haber llevado éste un informe al juzgado de instrucción número 51, acusando al gobierno de negligencia por haber permitido la manifestación del 8 de marzo, Día de la Mujer, cuando el coronavirus ya acechaba.

Se ha demostrado que el informe encargado por don Pérez de los Cobos (el jefe de la Guardia Civil cesado) incluía imprecisiones en las fechas y datos falsos: era un invento que no tenía más objetivo que erosionar el gobierno del PSOE, con lo cual la destitución parece razonable.
Pero es que este señor, Diego Pérez de los Cobos,se ha pasado su vida inventando informes falsos(por los cuales hay muchas personas inocentes en la cárcel) y torturando detenidos. Su destitución tenía que haber llegado varias décadas atrás, pero sólo se ha producido cuando su actuación iba en perjuicio al Gobierno de España. En ocasiones anteriores, sus prácticas habían sido aplaudidas y premiadas.
El asunto es de extrema gravedad y merece un repaso.

El General Franco, dictador y caudillo de España entre 1939 y 1975, apuntaló su poder mediante la represión a socialistas, comunistas y separatistas; pero además, media España le daba apoyo. Cuando llegó la transición a la democracia, los aparatos del Estado (Policía, Ejército, Poder judicial, Guardia Civil) no fueron desmantelados, y los puestos clave siguieron siendo copados por profesionales de la media España franquista.Cuarenta y cinco años después, el problema sigue ahí, igual que el dinosaurio de Augusto Monterroso.
Uno de los más destacados miembros de Estos aparatos del Estado era, hasta la semana pasada, don Diego Pérez de los Cobos.
Ese señor fue juzgado en 1992 por torturar al activista vasco Kepa Urra, que había sido detenido por presunta vinculación con el comando Vizcaya de ETA. Por aquellos hechos, el Estado español fue declarado culpable de violación de los artículos 2, 4 y 14 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos Degradantes por parte del Comité de Naciones Unidas contra la Tortura.
Una
situación parecida se vivió en 1997; se produjeron unos interrogatorios a activistas vascos con una violencia extrema; los hechos fueron investigados por la Audiencia Provincial de Bilbao, que condenó a tres guardias civiles (luego indultados por el gobierno de José María Aznar) y dejó en libertad a otros tres, entre ellos, don Diego Pérez de los Cobos.
La Audiencia Nacional no quiso investigar seriamente los hechos, como denunció en su momento el Tribunal Europeo de Derechos humanos y el Comité Europeo para la prevención de la tortura. Quien frenó las investigaciones y encubrió a los torturadores era un juez de la Audiencia Nacional que hoy es Ministro del Interior de España: Fernando Grande -Marlaska. Entonces encubrió al guardia civil, esta semana lo ha destituido. Para que no se enfaden los miembros del cuerpo, el Ministro les ha subido el sueldo a todos, con un coste total de 247 millones de euros. Idea que no se le ha ocurrido al ministro de sanidad respecto a los médicos y enfermeras.

Con esta brillante hoja de servicios, don Diego Pérez de los Cobos fue ascendido a teniente coronel de la Guardia Civil y encargado de evitar el referéndum de autodeterminación de Catalunya del 1 octubre 2017. Por su actuación ordenando cargas policiales fue premiado y condecorado.
En el juicio contra los líderes catalanes independentistas, mintió como un bellaco negando las cargas policiales y testificando que los votantes habían agredido violentamente a los policías. Incomprensiblemente, no fue acusado de perjurio por ello y el presidente de la Sala del Tribunal Supremo evitó contrastar la narración de los testigos con las imágenes grabadas en los videos. El testigo de don Pérez fue muy relevante para condenar a penas de prisión de nueve a trece años a los miembros del Gobierno y del Parlamento catalán (cargos electos) por haber propiciado el Referéndum de Catalunya, y a dos líderes sociales, Jordi Cuixart i Jordi Sánchez, por haber convocado una manifestación. Todos ellos siguen en la cárcel.

El señor Pérez de los Cobos, con toda una trayectoria profesional inspirada en las prácticas más genuinamente fascistas, ha recibido plácemes y felicitaciones por doquier, incluso de los gobiernos (principalmente, de derechas) y del Rey. Sin embargo, cuando sus vergonzosas prácticas han servido para poner en dificultades al Gobierno de España (social comunista, según los partidos de derechas), ha sido fulminantemente destituido.
Al parecer, en España, la veracidad de los informes policiales es irrelevante. Lo único que importa es si son a favor o en contra del gobierno y/o de la unidad de España.

Europa, apelmazada por el coronavirus, no reacciona; pero el virus del fascismo es más peligroso que el coronavirus: basta recordar lo que pasó en Europa en la primera mitad del siglo XX.Las fuerzas del fascismo, una vez desatadas, son muy difíciles de controlar… y en España cada día andan más sueltas.

Enric Casulleras / Universitat de Vic
Enric Casulleras / Universitat de Vic
Docente della Universitat de Vic, Departament d'Economia i Empresa
RELATED ARTICLES

Croce Rossa Italiana

spot_img

Save the Children

spot_img

Seguici sui social

Fondazione Veronesi

spot_img

Fondazione G. e D. De Marchi

spot_img

Fondazione Veronesi

spot_img

Salesiani per il sociale

spot_img

Campus Biomedico

spot_img
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com