mercoledì, Ottobre 20

Lluvia con olor a calma en Chile Santiago de Chile

0
1 2


La sequía es el tercer gran golpe contra la agricultura en el país, tras las heladas de septiembre del año pasado y el paro portuario. Según Asoex, las exportaciones de fruta fresca de la temporada 2013-2014 disminuyeron un 11,4% con respecto a la temporada anterior, esto es, 36 millones de cajas menos.

El producto más vendido en el exterior son las manzanas (34%), las que han conseguido mantenerse al cierre de la temporada 2013-2014. Las uvas de mesa, el segundo producto más exportado, tuvo una baja importante, de 15%, quedando en el 31%. También los kiwis y los arándanos terminaron en rojo. Por mercados, la mayor pérdida se registró en Europa, (-20,9%), seguido de Estados Unidos y Canadá (-13,5%).

carmen export

Sin embargo, ninguno de estos datos incorpora las pérdidas por sequía, por lo que habrá que esperar al fin de la campaña de 2015. Quizás por eso, cuando se analizan por productos, se observa un avance de los aguacates de más de un 90%; lo que debe atender a la temporada pasada, pues la sequía ha provocado un peak en su precio.

Limones, patatas, uvas, carnes y derivados de la leche han sufrido las inclemencias del clima. Sin embargo, es el coste de la palta, como los chilenos llaman al fruto verde, el que más reportajes, tertulias y charlas se anota, pues es producto básicos en su dieta.

Analizando los precios de la variedad Hass, la más consumida, el aumento ha sido de un 40%. El gerente General del Comité de Paltas Hass, Juan Enrique Lazo, reconoció que se mantiene en niveles «históricos», en declaraciones al diario El Mercurio. «El precio se mantendrá alto en comparación a 10 años atrás», pero se espera que comience a bajar su valor a partir de julio. Según Lazo, este alza se debe a la alternancia en el cultivo de los aguacates, a la helada de la primavera de 2013 y a la sequía. Con las lluvias de este fin de semana, que causó numerosos cortes eléctricos y problemas en las carreteras especialmente en la zona central, se abre un halo de esperanza para agricultores y ganaderos.

Pero también las intensan gotas son música para los oídos del sector minero, el hidroeléctrico, las estaciones de esquí y los ciudadanos. La falta de precipitaciones había agudizado la contaminación atmosférica de Santiago, hasta el punto de declarar la emergencia ambiental que no se activaba desde hace 16 años.

Durante varias semanas la capital estuvo inmersa en una nube de polución, peligrosa para la salud de las personas. Pese a las restricciones en la circulación de los autos, la ‘neblina gris’ no ha desaparecido hasta comienzos de esta semana, cuando el agua ha limpiado la atmósfera.

La contaminación del aire ha ido mejorando en los últimos 30 años“, comenta el experto de la Universidad Mayor, quien asegura que “el control de gases capaces de producir lluvia ácida está controlado“. Pese a que la calidad del aire mejora, “no es aún suficiente y está agravada” por ese descenso de las precipitaciones que va a ser permanente. “Tenemos que acostumbrarnos a vivir con menos precipitaciones”, explica Iván Selles. “Es un desafío grande”, dice, “pero no estamos en un callejón sin salida”.

El académico advierte que los glaciares desaparecerán y que es necesario aprender a manejar las cuencas para que resistan episodios de sequía. Una tarea que corresponde a todos. Las familias deben apostar por el ahorro, la eficiencia y la reutilización del agua. Las empresas, como las mineras, por desalinizadoras. Y el Gobierno debe “mejorar su estrategia hídrica”, aconseja Selles, “retomando el plan de la carretera hídrica” (http://archivio.lindro.it/cile-lacqua-come-bene-di-consumo/); un proyecto por el que se capta agua de los estuarios del húmedo sur para llevarlos a las cuencas deficitarias del norte. Al fin y al cabo, Chile tiene recursos hídricos de sobra para todo el país, pero mal distribuidos.

 

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Condividi.

Sull'autore

End Comment -->