domenica, Settembre 26

Industria del vino en Chile Santiago de Chile

0
1 2


Santiago de Chile – Francia 1860. Los viticultores viven una década negra. Una plaga de filoxera, el parásito de la vid, arruina los campos galos, y parte de las vides europeas, exterminando una de las cepas más características, el Carmenère, que se producía a gran escala en la Francia del siglo XIX.

130 años más tarde, en 1991, un ampelógrafo francés, Claude Vallat, señaló que lo que Chile vendía como ‘merlot chileno’ no era tal. Su sabor verdoso, con toques a pimentón, y su maduración tardía no eran propias de la uva gala. Pero Vallat no pudo determinar a qué cepa correspondía.

Sería un discípulo suyo, Jean Michel Boursiquot, quien tres años más tarde daría con el hallazgo. En 1994, Boursiquot llegó a Viña Carmen, una de las más antiguas de Chile, donde identificó que aquel ‘merlot chileno’ era la extinta Carmènere, que habría llegado a Chile escondida con el resto de variedades francesas que atracaron a mediados del siglo XIX. Su terroir, su clima mediterráneo suave y las características geográficas del país, entre la cordillera y el Pacífico, garantizaron su supervivencia tras los Andes, impidiendo la entrada de plagas. Libre de filoxera, la cepa sobrevivió confundida hasta su nuevo hallazgo en noviembre de 1994.

Fue la misma viña Carmen la primera en sacar una botella de Carmenère en 1996. En la actualidad, Chile es el principal productor de este caldo, cuyo cultivo ha aumentado un 3.142% en los últimos 20 años, según datos del Ministerio de Agricultura. El catastro de 2013 tiene registradas 10.700 hectáreas cultivadas, convirtiéndose en una de las cepas más extendidas. La superan el Cabernet Sauvignon (42.195 has), el Sauvignon Blanc (14.392 has) y el Merlot (11.925 has).

Pero en este angosto país existen más de 50 variedades, 75% son uvas tintas, repartidas por las 14 regiones vitivinícolas y 130.361,70 hectáreas de vides para vino, porque existen otras 8.000 para la elaboración del pisco, un destilado de uva característico de Chile y Perú.

Dati vino 1

Fuente: último informe de la Organización Internacional de la Viña y el Vino

Nuestra estrategia es la diversidad y hacer ver que se puede producir diferentes” tipos de vinos con calidad en el mismo territorio, explica a L’Indro la asociación Wines of Chile, que aglutina a los grandes productores y representan el 82% de las exportaciones de vino embotellado. “Es necesario comunicar todos los matices que tiene Chile, en variedades, valles y vinos”, prosiguen, “pero toma tiempo llegar hasta el consumidor”.

Los vinos chilenos tienen fama de buenos y baratos, por lo que ‘premiunizar’ estos caldos y otorgarles valor es prioritario para organismos y grandes familias vitivinícolas. Uno de los principales enólogos chilenos, Pablo Morandé, apostaba en un artículo publicado en la revista Capital por una drástica «erradicación en aquellos viñedos poco productivos y de calidad media», al mismo tiempo que lamentaba que más de «500 millones (de litros) caen como cascada al segmento de vinos baratos», aún teniendo cualidades de gama alta.

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Condividi.

Sull'autore

End Comment -->