giovedì, Luglio 29

España enredada por sus propios tribunales El Tribunal de Cuentas español, inactivo durante años, ataca ahora a ex miembros del gobierno catalán pidiendo millones de euros

0

Un puñado de millones de euros reclama ahora el Tribunal de Cuentas español a diversas personas que impulsaron la acción exterior del gobierno catalán.
El Tribunal de Cuentas, creado para perseguir la corrupción y la malversación de fondos públicos, no ha ejercido sus funciones en ninguno de los muchos casos de corrupción y de financiación ilegal de partidos políticos ni de los negocios mafiosos de la monarquía española; su ociosidad era escandalosa.
Es comprensible: sus miembros son nombrados por el Congreso y el Senado por mayoría cualificada, es decir, por acuerdo entre los dos principales partidos: PP y PSOE. Perseguir la corrupción de estos partidos sería morder la mano que les alimenta, y fiscalizar a la Corona sería cuestionar el principal símbolo de la unidad de España y de la continuidad con el régimen anterior, el de la dictadura.
El Tribunal de Cuentas tiene alicientes para no hacer enfadar a los principales partidos: los más de setecientos funcionarios que trabajan en ese Tribunal son espléndidamente retribuidos y en su cúpula se encuentran auténticos clanes familiares. Algunas familias podrían celebrar la cena de fin de año juntándose todos los parientes en los propios despachos del tribunal, sin tener que lamentar la ausencia de hermanos, cuñados y primos. No atreviéndose a exigir responsabilidades a los partidos corruptos, dedican sus esfuerzos a reprimir a los miembros del gobierno catalán.

La acción exterior del gobierno catalán ha sido importante; se ha dedicado a la promoción económica y turística, a la atracción de inversiones, al fomento de exportaciones y a organizar debates académicos sobre economía, cultura, política, y claro, las relaciones políticas con el gobierno de España.
El Tribunal de Cuentas ha estimado que en esas actividades había suficientes indicios de que el dinero de los contribuyentes se había utilizado con ánimo sedicioso y fraudulento.
A destacar que una consejera del Tribunal, María Dolores Genaro Moya, discrepa abiertamente de la resolución, negando que el gobierno catalán se haya extralimitado en sus funciones.

El procedimiento ha estado lleno de irregularidades: se han admitido como pruebas de culpabilidad notas y artículos de prensa escritos por periodistas; se han filtrado las acusaciones a los medios de comunicación y los condenados se han enterado de ellas por la prensa; ha sido citada a declarar Maryse Olivé, ex delegada del Gobierno catalán en París, ignorando que había fallecido en 2017; y se ha decretado la responsabilidad subsidiaria de una hija suya, ignorando que las obligaciones jurídicas prescriben con el fallecimiento. El plazo dado a los abogados para presentar alegaciones ha sido irrisorio (tres horas) teniendo en cuenta el enorme volumen del sumario. En fin, un cúmulo de arbitrariedades que han provocado la mayor de las indefensiones.

Lo hemos comentado anteriormente: entre los sancionados que deberán abonar fianzas millonarias está el gran economista catalán Andreu Mas-Colell. Y entre los grandes intelectuales que se han solidarizado con el doctor Andreu está el economista norteamericano Dani Rodrick, quien, hace diez años, publicó ‘La paradoja de la globalización‘, uno de los más finos ensayos sobre la gran crisis económica del 2008. Para entender el punto de no retorno al que ha llegado el capitalismo actual, es muy recomendable combinar dos lecturas; la del ensayo de Dani Rodrick y el clásico libro de Julio Verne, ‘El país de las pieles‘. En ambos casos, la historia de la Hudson’s Bay Company, la corporación más antigua de América del Norte y una de las más antiguas del mundo es el hilo conductor que permite explicar los límites de la dominación del mundo y la naturaleza por parte del hombre y las contradicciones del sistema capitalista.

Dejemos para el reposo veraniego ambas lecturas, que comentaremos otro día. Hoy, limitémonos a evidenciar que no puede haber diálogo sincero entre los gobiernos de Catalunya i de España, y menos negociación política alguna, mientras una de las partes siga utilizando medios vergonzosos para presionar, arruinar i humillar políticamente a la otra parte.
El problema catalán se ha embrollado hasta tal punto que cuesta imaginar una solución, puesto que entre las posiciones de una y otra parte no hay ningún punto de intersección. En cualquier caso, la represión y la persecución económica del Tribunal de Cuentas contra Mas, Puigdemont, Mas-Colell, Homs, Junqueras, Romeva, Albert Royo, Mireia Vidal y hasta un total de 41 altos cargos, son ahora mismo lo peor de este embrollo.

‘Sostenella y no enmendalla’, como decía el Cid Campeador. La persistencia de las instituciones españolas en la revancha más espuria no hace sino seguir hundiendo el país en la miseria moral y la decrepitud democrática.

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Condividi.

Sull'autore

Docente della Universitat de Vic, Departament d'Economia i Empresa

End Comment -->