lunedì, Settembre 20

Elecciones en Cataluña. Notas sobre algunos candidatos Elecciones del 14 de febrero en Cataluña. El actual ministro de Sanidad español es candidato. ¿Mantendrá Pedro Sánchez sus compromisos con Cataluña si su candidato gana las elecciones?

0

El próximo 14 de febrero, si la pandemia no lo impide, habrá elecciones al Parlamento de Cataluña. Del resultado de estas elecciones saldrá el próximo Presidente de la Generalitat.
La Generalitat es la institución de gobierno de los catalanes, creada a mediados del S. XIV (cuando España aún no existía y la corona de Castilla se desangraba entre conflictos dinásticos, la Guerra de los Cien Años, las complicadas relaciones con los reinos de Portugal, Navarra y Aragón y la lucha contra los musulmanes).

En realidad, nadie ha convocado estas elecciones. Sólo está facultado para convocarlas el Presidente, pero este fue destituido de forma increíble porcolgar una pancarta reivindicando la libertad de los presos políticos. En ausencia de Presidente, el reglamento fija las condiciones de disolución del Parlamento y la convocatoria electoral de oficio.

Los partidos favorables a la autodeterminación de Cataluña concurrirán divididos y enfrentados. Los votantes independentistas contemplan con desesperación e impotencia como muchos políticos profesionales ponen por delante sus intereses particulares a los de la causa de liberación nacional.
Los partidos de derechas tienen pocas opciones: pertenecen a organizaciones de ámbito estatal que suelen utilizar el odio a Cataluña como munición electoral para ganar votos en España. Con esta táctica, tienen pocos simpatizantes en el territorio catalán.
Y
el partido socialista presenta, de candidato, el señor Salvador Illa, actual ministro de sanidad de España. Este señor desea de todo corazón librarse de su cargo, que es de gestión ingrata, y por el que no tiene pizca de preparación.
Si el señor Illa puede dejar el ministerio en plena pandemia, cuando los datos de contagio son alarmantes, los pacientes en los hospitales se acumulan y se está poniendo en marcha la campaña de vacunación, es que su gestión es irrelevante. Es la confirmación de una evidencia: la mayoría de políticos profesionales no aportan nada al bien común. En el mejor de los casos se rodean de buenos asesores, los escuchan y se encargan de comunicar sus decisiones. Pues bien, ahora las deberá comunicar otro político (o militar, que ya sabemos de qué pie cojea España), puesto que Salvador Illa estará atareado preparando la campaña electoral.

El señor Illa es un estrecho colaborador del presidente Pedro Sánchez. Quizás algunos electores pensarán que si Illa llega a presidir la Generalitat, España cumplirá sus compromisos con Cataluña. ¡Cuánta ingenuidad! Ni los cumplió Rodríguez Zapatero con José Montilla, los dos presidentes ‘socialistas’ de hace catorce años, niPedro Sánchez ha cumplido ninguno de los pactos que suscribió con Esquerra Republicana de Catalunya, según la propia Moncloa reconoce.

Parece que Pedro Sánchez esté diciendo:Si votáis a quien no nos gusta, incumpliremos nuestros compromisos. Si nos votáis a nosotros,los cumpliremos” ¿Será este su mensaje de campaña? Algunos electores quizás se dejarán embaucar. Pero sospecho que la mayoría más bien desconfiará de quien hace de sus falsas promesas un modus operandi.

Los presidentes catalanes siempre se han esforzado para llegar a acuerdos con los gobiernos españoles. También Artur Mas y Carles Puigdemont. Pues bien, no olvidemos que, cuando Mariano Rajoy se negó a dialogar con Mas y con Puigdemont,Rajoy tuvo el apoyo de Pedro Sánchez. Y cuando Rajoy destituyó al Gobierno de la Generalitat y traspasó la responsabilidad política al Tribunal Supremo para castigar a los Consejeros de aquel Gobierno, Sánchez también le aplaudió. Ahora,Sánchez lleva toda la legislatura hablando de indultos, pero los indultos no llegan. Si algo no merece este señor es la confianza en su palabra.
Te conozco, bacalao, aunque vengas disfrazado.

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Condividi.

Sull'autore

Docente della Universitat de Vic, Departament d'Economia i Empresa

End Comment -->